4359236389_7da6b11ac5_o
Análisis

Super Mario 3D All Stars | Análisis

Por años —décadas ya—los gamers hemos pedido al cielo que Nintendo traiga de vuelta los clásicos modernos de su consola Gamecube adaptados a hardware de hoy. Además, desde que se lanzó la Virtual Console en Wii y nos dio una probada de los juegos de Nintendo 64 emulados por la misma Nintendo, no hemos dejado de soñar con esa biblioteca de nuestra juventud, al punto que los rumores de una N64 Mini reflotan cada cierto tiempo. Y de esos juegos del pasado-no-tan-pasado que pedimos de vuelta, los que más han figurado en las listas de fans son, como no, los juegos de Super Mario.

Tal vez por eso es que el anuncio de Super Mario 3D All-Stars (Switch) remeció con tanta fuerza el mundo del gaming. Esta colección nos trae de vuelta tres de los más icónicos e influyentes titulos de la saga de Super Mario: El clásico Super Mario 64 (N64), el incompredido Super Mario Sunshine (GC) y el aclamado Super Mario Galaxy (Wii), todos en alta definición y con la portabilidad que otorga la Switch.

La calidad del gameplay de esta “trilogía del 3D” es incuestionable, tanto así que hacer reviews de estos juegos a estas alturas ya está de más. Pero de lo que sí tenemos que hablar, y que preocupa sobretodo a los fans de antaño, es su adaptación a nuevas tecnologías y de cómo se nos presenta este pack de juegos en la consola Switch. Así que sin más ni más, vamos a darle una revisión técnica a cada uno de estos clásicos y a ver is vale la pena comprar Super Mario 3D All-Stars tanto por su jugabilidad como por su valor nostálgico.

El rey del 3D

Al momento de su lanzamiento, Super Mario 64 se convirtió en el estándar de cómo adaptar la jugabilidad fluida de los plataformeros 2D a un entorno tridimensional. Tal vez por eso es que este juego ha sido emulado y modificado por fans no solo para experimentarlo en su máxima expresión, sino porque siempre ha existido el miedo a que nos vendan un port oficial hecho a la ligera.

Afortunadamente la versión de Super Mario 64 de esta colección no decepciona. Basada en la revisión japonesa Shindou Pack Taiou (compatible con el Rumble Pack de N64 de ese entonces), esta adaptación de SM64 corrige muchos de los bugs y errores mínimos que soportamos de juego original. Además se ha reescaleado la resolución de imagen a un aceptable —para Switch, al menos— 960×720 (ratio 4:3) tanto en modo dock como en modo portátil, se han pulido algunas de las texturas de elementos cercanos y se ha retrabajado —manualmente y con IA— toda la interface de usuario y HUD.

La jugabilidad de este trucadísimo Super Mario 64 se ha mantenido casi intacta y tal vez sólo los fans veteranos y speedrunners perciban sus ligeros cambios. Por ratos la velocidad del juego se siente un tanto acelarada y los controles tienen sus peculiaridades. Los sticks de los JoyCons e incluso los del comodísimo Pro Controller de Switch tienen una respuesta diferente a la de la “analógica-digital” de la N64 —artilugio que fue creado y calibrado en base al Mario de 64— por lo que la experiencia no va a ser cien-por-cien perfecta para los más puristas.

Otro detalle es la cámara, asignada esta vez a la analógica derecha del control de Switch. Quienes ya se hayan acostumbrado almanejo de cámara en 3D de los juegos de hoy, van tener que ajustarse a girar la cámara no libremente sino por “toques”, ya que originalmentde ésta estaba mapeada a los botones digitales “C” del control de N64.

Diversión a chorros

Algunas de las modificaciones hechas al Super Mario 64 de esta colección también las vamos a encontrar en el port de Super Mario Sunshine, el único título canon de Mario para la Gamecube. De arranque vemos texturas mejoradas y resolución 1920×1080 en dock y 1280×720 en portátil, ratio 16:9, HUD refinado y reacomodado para que no ocupe tanto espacio en la pantalla y un framerate que aunque pudo ser mejorado, se mantiene en un sólido 30fps.

Pero hay un detalle que vale la pena mencionar y que esperamos que Nintendo corrija a futuro: La cámara invertida del juego original se ha configurado a modo “Normal” y no hay cómo revertir este cambio en el menú de Opciones. Esto causa muchos problemas a la hora de ajustar la trayectoria de saltos de Mario y apuntar con el chisguete F.L.O.O.D., elemento escencial para el gameplay de Sunshine.

Ya siendo más quisquilloso, cabe notar también que se extrañan los gatillos analógicos del control de Gamecube. No le pido tanto a los JoyCons, pero no estaría de más contar con compatibilidad para los mandos de Gamecube vía el adaptador oficial que compramos para Super Smash Bros de Wii U o la plétora de mandos 3rd party que surgieron con su port para Switch. Digo nomás.

De otra galaxia

Una de las reimaginaciones más alabadas de la franquicia Mario ha sido la primera entrega para Wii, Super Mario Galaxy. El pase a mundos esféricos con gameplay de plataformas que desafía la gravedad fue una propuesta refrescante y que muchos hasta hoy piden de vuelta.

De esta colección, Galaxy es el título que mejor se ve, tal vez porque es casi seguro que el original fue trabajado originalmente en alta definición y luego “downgradeado” al modesto hardware de la Wii. Al igual que Super Mario Sunshine, la resolución en pantall es de 1920×1080 en dock y 1280×720 en portátil todo a 16:9, aunque las mejoras en HUD y menús ya no se notan tanto como en los otros dos títulos de All-Stars. En temas de calidad visual, aqui no hay de qué quejarse.

Pero donde sí hubiera caído bien una mejora es en el apartado de controles. Super Mario Galaxy puede jugarse tanto con los JoyCons en modo “perrito” (con el adaptador a mando) y con el Pro Controller, pero eso limita bastante la interacción con el puntero al momento de colectar Star Bits (esos que nos ayudan a desbloquear nuevas galaxias). Usar uno de los JoyCons a modo de WiiMote ayuda en algo, pero como todo sistema de control adaptado, la solución no es perfecta.

Extras

El único extra que le da cierto valor añadido a Super Mario 3D All-Stars es la inclusión de las bandas sonoras de los tres juegos. Éstas están disponibles a modo de app en el menu principal.

Conclusión

Como colección e introducción a los clásicos “Marios” de N64, Gamecube y Wii, Super Mario 3D All-Stars es un producto más que competente. Salvo por problemas puntuales (y solucionables) como la adaptación de los métodos de control, los tres títulos han sido adaptados de manera eficiente. ¿Pudo hacerse más por el precio? Tal vez. Pero eso no quita que los tres juegos de este pack son tan encantadores y divertidos como lo fueron en su momento. Esperemos que Nintendo no deje de lado la posibilidad de mejorar aun más esta colección puliendo sus imperfecciones. Y de paso, a ver si se animan a lanzar Super Mario Galaxy 2 en la eShop. Ya toca.

Contenido / Valor8
Gráfica / Dirección de arte8
Sonido / Música9
Gameplay / Sistemas de juego9
8.5Overall Score
Share: