Análisis Q&A: The Last Guardian (PS4)

The Last Guardian

Diez años en desarrollo. Siete años desde lo vimos por primera vez. Desaparecido de la faz de la tierra los últimos tres años. Rumores de cancelación. Migración de consolas. Por todo esto tuvo que pasar The Last Guardian para al fin dejarse ver en 2016. Y como era de esperarse, entre el pedigree de sus creadores y a la alta expectativa acumulada a lo largo de estos años, ya muchos lo tildan tanto de genialidad como de decepción. Vamos a ver de qué va la cosa en un nuevo Análisis Q&A.

Y por supuesto… ¡LIGEROS SPOILERS!

 

¿Qué es The Last Guardian?

The Last Guardian es el tercero videojuego dirigido por Fumito Ueda, el mismo de Ico y Shadow of The Colossus. Como dijimos arriba, este título ha estado en desarrollo por casi una década y fue “cancelado” en PlayStation 3 para aparecer finalmente en PlayStation 4 a comienzos de diciembre.

 

The Last Guardian

Ico y Shadow of the Colossus tenían una buena historia. ¿Pasa lo mismo en TLG?

Sí. La historia de The Last Guardian, aunque sumida en misterio, va así: El personaje principal es un niño quien despierta en un enorme castillo al lado de un Trico, un legendario y gigantesco animal come-hombres. Luego de ayudar al animal a sanar sus heridas y hacerse su amigo, el niño busca la salida del castillo y Trico lo acompaña.

 

Sí, eso suena muy parecido a Ico…

De ver los trailers y jugar los primeros minutos, uno asumiría que sí, que estamos ante un juego donde el principal objetivo es ayudar a Trico a salir de ahí contigo, sobretodo porque el laberíntico castillo no se las pone fácil a un animal tan grande. Pero de a pocos te vas dando cuenta que más que un escort mission, The Last Guardian es un juego cooperativo, solo que tu compañero de co-op está controlado por la inteligencia artificial del juego y su set de habilidades es muy diferente al tuyo.

 

 

En todo videojuego hay “non-playable characters” que te ayudan. Eso no es nada nuevo…

Es cierto. Casi por defecto en cualquier modo Campaña hay personajes NPC que te ayudan abriendo puertas y matando enemigos. Pero en el caso de Trico la cosa es diferente. Trico es, sin exagerar, el NPC más vivo y real que hemos visto en mucho tiempo. Este ser no está ahí para seguir tus órdenes o estarse quieto mientras descifras un puzle. Trico busca su propio camino, muestra duda antes tus decisiones y hasta se te adelanta a tus movimientos. Es un personaje con personalidad y tienes que lidiar con ella durante todo el juego.

 

¿Pero qué tan difícil puede ser eso?

Bastante. Trico es por ratos, temeroso y por otros, temperamental. Le teme a unos vitrales que muestran la forma de un ojo y que se encuentran en varias secciones del castillo. Pero si se encuentra con los defensores del lugar (unas mágicas armaduras vivientes), entra en cólera, empieza a repartir golpes y es muy difícil calmarlo.

 

The Last Guardian

¿O sea que no hace caso?

Caso hace, una vez que dominas el lenguaje de señas y llamados que el niño puede hacer para convencer a Trico que lo ayude. Y ahí está el primer problema con el apartado jugable de The Last Guardian: Lograr que Trico entienda tus intenciones depende de muchos factores que a veces parecen suceder al azar. Puedes estar varios minutos apuntando tu mano hacia un clarísimo objetivo, pero Trico no te hará caso a menos que esté en una posición y lugar específico. A veces solo basta que el animal dé un paso más para que los astros se alineen y éste finalmente comprenda lo que quieres hacer. Es enervante por ratos. Sólo la inocencia y carita de borrego de Trico hacen que el jugador se calme y lo comprenda.

 

¿Es es el “primer” problema? ¿Hay más?

Como en todos los trabajos de Ueda, en The Last Guardian el control y el manejo de cámara son tus peores enemigos. Cada salto del niño es un verdadero “salto de fé” y moverte sobre el plumaje de Trico es todo un suplicio, sobretodo en ambientes cerrados, los cuales comprenden el 50% de los “niveles” de este mundo. Si le sumas a esto lo que mencionamos sobre Trico y su predisposición a no entender lo que le pedimos, ya comprenderás que uno puede perder la paciencia rápido.

 

The Last Guardian

¿Qué otro problema tiene el juego?

No me gusta ser pesado en el tema gráfico, pero este juego se gestó en PlayStation 3 y se nota. En la mayoría de escenarios (los más oscuros, sobretodo) se llegan a ver texturas muy sucias. Pero tal vez lo que más molesta es el framerate. En PS4 uno esperaría ver un juego de este nivel gráfico corriendo como una seda. Pero no es así. La fluidez de las animaciones cae por ratos a menos de 10 fps. La única forma de jugar a un cuadraje-por-segundo estable es jugando en una PS4 Pro y aun así el fps apenas se mantiene a 30 frames. No soy de recomendar esto, pero si tienen una pantalla con opciones gráficas como TrueMotion ó MotionFlow que soporten 120hz o más, actívenlas antes de comenzar el juego. Van a notar la diferencia.

 

¿Tanta espera y tantos problemas?

Habiendo dejado en claro lo malo, vamos por lo bueno. Como la mayoría de juegos triple A que publica PlayStation, The Last Guardian no será lo más innovador en gameplay pero sí es una experiencia inolvidable. La calidad gráfica trepa a niveles altos en el último tercio del juego, que es cuando la historia se explica y llega a conmover. La dirección de arte está al nivel, y por ratos supera, al trabajo previo de los desarrolladores. La mayoría de puzles son sencillos y no te vas a quedar atascado encontrando soluciones. Y si llegara a pasar, Trico está ahí para ayudarte… a su modo. Si hay algo que nunca voy a olvidar de este juego es cómo pasé tan rápido de ser el cuidador de mascotas a ser el humano a quien Trico tiene que cuidar. Ese plumífero me salvó la vida muchas veces.

 

The Last Guardian

¿Entonces valió la pena?

Conclusión: La historia de The Last Guardian es conmovedora y memorable, pero su gameplay decepciona. Se asemeja más a Ico en su sistema de juego único y lineal. Shadow of the Colossus, con su variedad de sistemas de juego, es aun el mejor trabajo de Ueda. Lo logrado con The Last Guardian, con Trico específicamente, es para destacar ya que la empatía que produce la IA del personaje es algo que no se había logrado antes, pero la complejidad de la parte técnica a veces te saca de la experiencia. Recomendado, definitivamente. Nomás ténganle paciencia a Trico. Y quédense hasta el final de los créditos; si apagan el PS4 antes de tiempo, se pierden el verdadero final; ése por el que pagaron con tantos años de espera.

 

 

2 comments

Deja un comentario