Análisis: Final Fantasy XV (PS4, XOne)

Final Fantasy XV

Nota: Ya que en Parallax no somos adeptos a los juegos de rol estilo japonés, invitamos a nuestro amigo y colaborador Samuel Moreno a realizar este análisis de Final Fantasy XV. Grande fue nuestra sorpresa cuando descubrimos que, para Samuel, éste también era uno de sus primeros acercamientos a la franquicia y al género. Con esto dejamos en claro que nuestro análisis viene desde la perspectiva del nuevo jugador. Disfrútenlo. (- Junior)

 

Jamás he sido seguidor de Final Fantasy y mucho menos de los JRPG. A decir verdad, sólo recuerdo haber jugado un FF y fue en una Nintendo DS. De ahí en adelante mi experiencia con la franquicia se ha reducido a las cintas animadas que se han realizado.

Sobre Final Fantasy XV he estado muy al pendiente debido a todo el hype que ha generado y la larga espera (más de diez años en desarrollo) por la que sus aficionados tuvieron que pasar para al fin tenerlo en sus manos. Como novato de esta franquicia decidí aventurarme a recorrer su vasto mundo y puedo decir que el resultado ha sido bastante positivo.

 

Final Fantasy XV

Este Final Fantasy me recibe con una propuesta muy diferente a lo que vagamente conozco de la saga. Hay un mundo abierto dispuesto a retarme a descubrir sus mazmorras, su gente, sus peligros. Precisamente esta propuesta sandbox ha sido muy criticada por muchos fans argumentando que esto se aleja “de lo que originalmente puede ser un Final Fantasy”. Sin embargo, pienso que como franquicia debía dar un gran paso y hacerse accesible a quienes nunca le han dado chance a entregas pasadas y hoy están acostumbrados a la libertad que otros juegos (como The Witcher) ofrecen.

La historia principal – que ronda unas 30-40 horas- la protognizan el príncipe Noctis y sus amigos Prompto, Ignis y Gladiolus.  En este peculiar cuarteto se forma un increíble lazo de amistad que en diferentes momentos se nos hace notar, como por ejemplo cuando luchamos contra monstruos gigantescos o las recomendaciones de no conducir de noche. La personalidad de cada personaje marca un estilo diferente a pesar de que muchos puedan tener un prejuicio en cuanto a sus diseños. A la larga te das cuenta esos “looks de boy band” no resultaron tan “clichés” como uno pensaba.

 

 

Para avanzar competentemente en FFXV, lo más recomendable es realizar los diferentes sidequests – misiones secundarias- que ayudarán a tener buen desempeño tanto a ti como a tus compañeros. Claro, también existe un factor importante para entender y disfrutar mejor la trama: Haber visto la cinta animada Kingsglave: Final Fantasy XV y (en menor medida) el anime Brotherhood: Final Fantasy XV , ya que ambos complementan y enriquecen este universo.

Como dijimos antes, a nivel jugable el sistema de juego es muy accesible, creando un dinamismo al momento de desafiar a un enemigo. Y ni hablar del constante compañerismo cuando nos vemos en la obligación de ayudar a uno de nuestros aliados o esperar a que estos nos levanten luego de ser abatidos. Tienes a tu alcance diferentes armas que podrás ir probando para ver de qué formas puedes ir a atacar. Asimismo, también podrás crear Magia gracias a elementos como Fuego, Nieve o Rayo que podría sacarte de muchos apuros si el número de enemigos es mayor a lo que tú esperabas.

 

Final Fantasy XV

Hablando del aspecto técnico, el juego tiene un desarrollo magistral de escenarios y un detalladísimo diseño de personajes que logran crear bastante realismo. Aunque lamentablemente me he topado con uno que otro glitch que ha entorpecido el juego haciendo que cierre y reinicie nuevamente, al igual que con demoras al cargar una partida o cuando realizas viajes rápidos.

Como en todo Final Fantasy que se respete, la banda sonora de FFXV ha jugado un papel muy importante. Demos gracias a la gran labor de Yoko Shimomura, quien hace su debut en la franquicia, teniendo como antecedentes sus obras en Parasite Eve y Kingdom Hearts. Cada composición ha sido un deleite para mis oídos y ha logrado un cúmulo de sentimientos en diversos momentos del juego.

Como conclusión, Final Fantasy XV definitivamente ha sido una grata sorpresa y a la vez una genial introducción al género JRPG. Su atrapante historia, alto nivel técnico y fácil acceso (sin perder el elemento de reto) me ha permitido conocer lo fantástica y emocionante que es esta franquicia.

 

Samuel Moreno Luna
Colaborador / Podcaster

 

Final Fantasy XV

Deja un comentario