Análisis Q&A: Amplitude (PS4)

Amplitude

A estas alturas quienes se enteraron del regreso de Amplitude (PS4) -en su mayoría fans acérrimos de los juegos musicales- ya saben casi todo lo que hay que saber acerca este juego, al menos sobre sus orígenes y todo lo que costó traerlo de vuelta. Aun así, aquí tenemos un nuevo Análisis Q&A con más detalles sobre este título y, lo más importante, qué tal se juega y si valió la pena tanta espera.

 

¿Qué es Amplitude?

Amplitude es un videojuego musical de beatmatching (hacer coincidir fichas en movimiento con un ritmo musical) producido por Harmonix, los creadores de Rock Band. Llegó a comienzos de año a PlayStation 4.

 

¿De dónde salió?

Amplitude es una pseudo-secuela, una re-imaginación actualizada de un juego del mismo nombre que salió para PlayStation 2 en el 2003 y que se volvió material de culto. Las mecánicas y el lenguaje visual de ambos juegos son los mismos. Aunque Sony Computer Entertainment es dueño de la propiedad intelectual, Harmonix se encargó del proyecto iniciándolo en un Kickstarter hace más de un año; éste apenas logró cumplir con su meta inicial.

 

Amplitude

Se parece mucho a Guitar Hero…

Es porque el sistema de juego de Amplitude fue usado como plantilla para hacer Guitar Hero, el cual también fue creado por Harmonix.

 

¿Se juega igual?

Para comenzar, Amplitude se juega con controles regulares de PS4. La “autopista” por donde llegan las fichas de beatmatch está dividida en carriles; cada carril representa (y suena como) un instrumento musical. Los instrumentos básicos son percusión, bajo, voz y sintetizador aunque hay canciones que incorporan riffs de guitarra. El objetivo del juego es ir “limpiando” secciones de las canciones para que éstas se reproduzcan y la canción suene. Si se pierde el hilo de la música, los combos se interrumpen, se pierde puntaje y la música deja de sonar.

 

 

Amplitude

Suena bastante básico…

Lo es, sobre todo si lo comparamos con el Amplitude original. Uno de los atractivos de Amplitude es que permite mezclar los sonidos de cada canción “al vuelo”; eso da un resultado musical diferente cada vez que juegas. Pero hay algo que esta nueva versión ha perdido del original. En el primer Amplitude, canciones como “Cherry Lips” de Garbage permitían, a costa de perder puntos, generar sonidos distintos a los que te pedían las secuencias de fichas. En otras palabras, en el Amplitude original podías improvisar. Esto no se puede hacer en el nuevo Amplitude. Las secuencias te piden ser preciso o morir en el intento.

 

Eso suena como un ‘contra’.

Para quienes son fans del original (los backers del proyecto) esto es algo inesperado y un fuerte punto en contra. Hay otros cambios como el de capturar power-ups que están fuera de tu alcance visual (o que no deberías poder capturar por estar en una sección muy adelantada). Esto saca un poco de cuadro y malogra una posible estrategia del jugador. Y lo malo es que no se puede optar por desactivar esa nueva opción. Conversando con el Lead Programmer del proyecto, Roger Hanna, pude darme cuenta que estos cambios se hicieron pensando en balancear algunos aspectos del gameplay a la vez de ofrecer algo nuevo y más “amigable” para nuevos jugadores.

 

Amplitude

¿Entonces por qué se siente tan mal?

Personalmente, creo que el problema con Amplitude es que ha sido trabajado como “juego” primero y como “juego de música” después, dejando de lado la profundidad musical que el original tenía. Por supuesto que hay que considerar que este fue el proyecto de un grupo pequeño de Harmonix pues la mayoría de su personal estuvo (y aún está) trabajando en Rock Band 4 y su DLC, pero no deja de molestar la falta de estos detalles.

 

Y hablando de DLC, ¿habrá DLC para Amplitude?

Desafortunadamente, no. Harmonix no tiene planes para generar más contenido para Amplitude. La complejidad del trabajo de los escenarios y el costo operativo del licenciado de canciones no se la ponen fácil a los devs. Aunque de boca de la misma Harmonix escuché que si la versión de PS3 (pronta a salir) tiene mucho éxito, podrían poner el tema de DLCs sobre la mesa.

 

Amplitude

¡Al menos dime que la música incluida es chévere!

Quisiera, pero depende mucho de los gustos musicales de cada quien. Y el soundtrack de Amplitude es bieeeeen particular. La mayor parte de la banda sonora – las 15 canciones con la que jugamos en el modo Campaña- las interpreta la banda AutoBlaster formada por desarrolladores de Harmonix y algunos vocalistas invitados de la escena indie-electrónica de Boston. También hay otras 15 canciones desbloqueables de compositores de juegos independientes como Jim Guthrie y los ya-clásicos (y talentosos) Freezepop y Symbion Project. ¿Qué quiero decir con todo eso? Que la música de Amplitude es electrónica super-underground y que no es para todo público. Aunque la verdad, descubrir nueva música siempre ha sido parte del encanto de los videojuegos musicales así qu…..

 

No, no, nononono, no…… O sea ¿No hay NI UN SOLO TEMA CONOCIDO? ¿Pop-rock? ¿Nada?

No. Nada, Cero.

 

Pfft, OK. ¿Qué más trae?

Además del modo Campaña hay un modo Quickplay para jugar y comparar puntajes con tus amigos. También hay una opción llamada FreQ Mode para jugar ya no en una autopista sino en un tubo cerrado al estilo de Frequency, otro juego de Harmonix, precuela del Amplitude de PS2.

 

Amplitude

¿Y el modo Online? No me digas que Amplitude no tiene modo Online porque…

Amplitude no tiene modo Online. Sí, es terrible, pero como dijimos más arriba, el Kickstarter apenas y alcanzó su objetivo y los numerosos Stretch Goals (donde se contemplaba un posible modo Online) no llegaron a financiarse. Hay un modo Multijugador Local dentro del Quickplay para hasta cuatro jugadores en modo Deathmatch y por Equipos para los que logren llevar gente a jugar a su casa y tengan cuatro Dual Shocks tirados por ahí.

 

Entonces, ¿lo compro o no lo compro? Este juego cuesta $20, sabes, ¿no?

A más de dos meses de su lanzamiento y luego de jugarlo hasta el cansancio, la verdad no sé si recomendar Amplitude. Si fuiste fan del original, la curiosidad y la nostalgia puede que te hagan disfrutarlo, aunque con las limitaciones que ya mencionamos. Pero por otro lado, si esta es la primera vez que escuchas de Amplitude y quieres probarlo influenciado por la popularidad de Rock Band, tal vez te lleves un chasco. Este es un juego para un público muy específico y no va a ser una venta fácil. Y es una pena ya que personalmente estoy dentro del grupo de los nostálgicos que apoyó el proyecto con dinero en la mano y me he quedado con un vacío más emocional que financiero. Conclusión: Esperen una rebaja o (-decir esto me parte el alma-) a que caiga en el balde de los juegos de PlayStation Plus.

 

Amplitude ya está disponible para PS4 a $19.99 en la PlayStation Store.

Deja un comentario