Análisis Q&A: The Order 1886 (PS4)

The Order 1886

Creo que pocas veces me he topado con un pleito tan extraño como el de los reviews de The Order 1886. Desde un video walkthrough a toda velocidad hasta un análisis “selfie” hecho por uno de los propios desarrolladores (que incluía insultos a otros reviewers), este asunto se salió de control apenas a una semana del lanzamiento de un juego que, valgan verdades, se merece tanto buenas como malas críticas. Vamos a ver qué rayos pasó aquí en un análisis Q&A.

 

 

¿Qué es The Order 1886 y de dónde salió?

The Order 1886 es un shooter en tercera persona desarrollado por Ready At Dawn, uno de los estudios asociados de Sony Computer Entertainment. Es el primer juego de IP original de esa desarrolladora, pero no son primerizos. Antes de The Order ya habían creado dos títulos originales de God of War para PSP, Chains of Olympus y Ghost of Sparta, ambos bastante buenos, un spin-off de Jak and Daxter y un puñado de ports de juegos de la pasada gen.

 

Muy buen currículum pero ¿de qué va el juego en sí?

En The Order 1886 controlas a Sir Gallahad, uno de los miembros de The Order, una extraña secta de descendientes y simpatizantes del Rey Arturo y la orden de los Caballeros de la Mesa Redonda. Acompañan a Gallahad su mentor Sir Perceval, su alumna Lady Ingraine y su compañero de armas Marquis de Lafayette. La ambientación es la de un Londres Neo-Victoriano alterno de fines de 1800 que incluye tecnología muy avanzada para su época y razas de monstruos que meten sus colmillos en las entrañas de los ciudadanos londinenses y en el manejo del poder político. Combatir a estas bestias es el objetivo del juego… o al menos eso parece.

 

The Order 1886

 

Suena bien. ¿Por qué tanto alboroto entonces?

Después de jugar The Order 1886 (o de ver el walkthrough que mencionamos antes) a muchos les quedó un sinsabor por la corta duración del juego, el cual supuestamente podía acabarse en cinco horas, además de las numerosas secuencias cinemáticas y las pocas horas de “verdadero gameplay”. Esto se reflejó en pobres puntajes y pésima crítica de boca a boca, blog a blog, facebook a facebook, etc..

 

Pero, ¿todo esto es cierto? ¿De verdad es corto?

Hay que ir por partes, ya que conceptos como “poco gameplay” y “demasiadas cinemáticas” van casi de la mano. Para comenzar, The Order 1886 no es un juego largo. Con los estándares de “juego largo” por encima de las veinte horas, las ocho horas y pico que me tomó pasar el juego definitivamente lo sacan de esa categoría. Pero decir que dura cinco horas es una exageración. Lo jugué tranquilamente en dificultad Normal, sin explorar demasiado pero prestando atención a la historia, y cuando el juego terminó no sentí que hubiera acabado prematuramente. Y eso es lo que al final resume mi experiencia; The Order 1886 no se SIENTE corto. La forma como se desenvuelve la trama ayudó bastante.

 

The Order 1886

 

¿Y eso de las cinemáticas?

Aquí sí hay para criticar y con justa razón. The Order 1886 tiene muchas secuencias cinemáticas. OK, podemos ponernos impertinentes y comparar a este juego con Metal Gear Solid 4 (o con cualquier Metal Gear Solid para esto) y agarrarnos de las HORAS que nos pasamos escuchando lo que sale del cerebro de Hideo Kojima. Pero hay capítulos de The Order 1886 que son exclusivamente cinemáticas. Otros apenas tienen unos segundos de Quick Time Events ó un sólo wave de enemigos, cortísimo de paso. No me quejo de la historia; la historia me gustó. Pero ver pasar tres capítulos seguidos del juego con interacción casi inexistente sí me hizo levantar la ceja.

 

Todo esto suena muy confuso. ¿Cuál es el problema entonces?

The Order 1886 es un juego que obedece mucho a la narrativa, a la historia que se quiere contar. No es que sólo la obedezca, es más bien su esclavo. Y esto afecta al gameplay de muy mala manera. Hay dos puntos que puedo dar de claro ejemplo. 1. Sir Gallahad no puede correr todo el tiempo. Y eso es terrible. Cuando una habilidad tan básica como correr está condicionada a la trama, la interactividad se rompe y terminas prácticamente ayudando a que avance un video usando el joystick. Esto es una clara decisión de los desarrolladores para mantener un determinado ritmo, y bien por ellos si lo decidieron así. Pero como jugador lo sentí como una imposición, como que me forzaron a ir lento; eso mató mis ganas de explorar y paró en seco mi entusiasmo en algunos momentos clave. 2. El alucinante armamento de La Orden solamente está disponible en situaciones específicas. Otro gran error, considerando que esta cualidad era parte del gancho del juego. Desde el tutorial vemos parte de este arsenal pero después de cada cinemática, y obedeciendo fielmente a la historia, se nos quita la capacidad de usarlo para dejarnos sólo armas convencionales regadas por el piso.

 

The Order 1886

 

¿Eso de las armas no pasaba también en Uncharted?

Un par de amigos me hicieron notar eso, pero hay una clara diferencia. En Uncharted hay un orden casi imperceptible en el que el armamento se hace disponible y va mejorando. Rara vez te dan un arma muy poderosa al iniciar el juego para luego forzarte a terminarlo usando una calibre.22. Eso sí pasa en The Order 1886. Lo que más me decepcionó fue que terminé usando armas genéricas como el shotgun por encima de otras más espectaculares como el Thermite Gun simplemente porque me las quitaron justo antes de un enfrentamiento; porque en esa parte de la historia “no tenía sentido que las tuviera”. Nuevamente me voy al extremo comparándolo con la franquicia Metal Gear Solid, que tiene una buena progresión de entrega de armamento y te permite mantener cada arma nueva que encuentras para usarla como mejor te acomode.

 

Si no tienes acceso a ese armamento superior entonces, ¿cómo haces para matar Hombres Lobo?

Buena pregunta. La respuesta también obedece a la trama: En el juego casi nunca te peleas con los Hombres Lobo. La mayor parte de las balaceras te enfrentan a los Rebeldes, un nuevo enemigo de La Orden. Y todos son humanos con armas convencionales. Las peleas con Lycans hacen de mid-bosses y final boss, son sumamente breves y en su mayoría QTEs.

 

The Order 1886

 

Wow, no esperaba tantos “contras”. ¿Algo más?

Tengo una cosa más que reprocharle a Ready At Dawn, y es que el mundo que crearon para The Order 1886 es sumamente interesante, lleno de detalles y personajes que quisiera conocer a fondo… pero éste no es realmente interactivo. Hay decenas de NPCs que están ahí de adorno; no puedes conversar con ellos pues solo tienen programada una línea de diálogo que se activa cuando te les acercas. Incluso hay algunos que ni eso ofrecen. Y esto hace que el mundo se sienta muerto. Un claro ejemplo de lo desaprovechado que está este mundo es la primera visita al laboratorio de Nikola Tesla. El legendario inventor te invita a curiosear en su taller lleno de artilugios tecnológicos, pero Sir Gallahad no puede interactuar con casi nada de lo que está ahí. Apenas un arma y un aparato, los cuales no entran a tu arsenal ni puedes usar hasta mucho más adelante. Y los repetitivos vistazos a fotos y periódicos no aportan mucho. Si están acostumbrados a la casi ilimitada interacción que se puede encontrar en videojuegos de hoy, esto definitivamente los va a desilusionar.

 

Rayos, yo había pre-comprado este juego. Dame una buena noticia al menos, ¿no?

Aunque parezca anticuado, The Order 1886 es un buen shooter promedio. No es revolucionario ni tiene mecánicas innovadoras, pero al menos es competente y hasta puedo decir que es divertido cuando su arsenal de armas lo permite. La IA puede ser medio lenteja en algunos casos y hay enemigos, como el shotgunner, que se pueden poner insoportables y darte mucha pelea. Me gustaron los QTEs y la mecánica de curación con Blackwater; también esa onda aturdidora del rifle estándar de La Orden que se activa con R1 y que pudo tener mayor protagonismo en el gameplay. También agradezco que SCEA tenga una visión tan clara en lo que actuaciones de voz se refiere. Al igual que en The Last of Us, los diálogos y actuaciones de The Order 1886 se sienten profesionales y para público adulto. Al anunciarse este juego hace dos años no sentí ninguna afinidad con los personajes, pero ahora que he terminado el juego tengo a Gallahad y a Perceval entre mis favoritos. Y claro, la calidad gráfica del juego es descomunal, la dirección artística está para llevarse veinte Oscars y las transiciones de cinemática a gameplay son impecables.

 

The Order 1886

 

Había razones para tanto alboroto entonces…

Sí, aunque no lo veo tan negativo como lo pintan. Hay cientos de “shooters más” en el mercado y nadie parece ponerse pesado con ellos. The Order 1886 venía con “PS4 hype” encima y tal vez eso jugó en su contra. Pero también hay que ser justos: Ready At Dawn se enfocó demasiado en la experiencia cinemática y muy poco en la experiencia interactiva, y eso le hizo daño al juego. Lección aprendida, espero, porque creo que la franquicia da para más.

 

¿Compra recomendada o no? ¿Vale lo que cuesta?

The Order 1886 se mueve mucho sobre la línea que separa el videojuego de la experiencia cinemática y como dije, tira más para lo segundo. Yo me divertí y me gustó el acabado artístico pero hubiera querido ver más contenido jugable y más libertad de interacción. Más videojuego, menos película. Para quienes duden en comprar, tal vez les convenga esperar un bajón de precio. Pero si leen este análisis y aun así están interesados, creo que bien podrían darle a The Order 1886 una oportunidad.

 

The Order 1886

Enrique "Junior" Martinez

Analista de la industria del los videojuegos, escritor, blogger, podcaster y ya no me acuerdo qué más.

También te podría gustar...

La cultura del videojuego