Análisis – The Last of Us: Left Behind (PS3)

The Last of Us Left Behind header

Hace una semana la presté The Last of Us a mi amigo Samuel para que pueda jugar el reciente DLC Left Behind y luego conversar de él en el podcast. Ya tengo el juego de vuelta y justo en este momento Samuel está comenzando con el descargable, el cual seguramente terminará en un par de horas. Mientras veo correr a Ellie un rato, vamos con el análisis.

 

SPOILER ALERT! [ De este punto en adelante hay spoilers de Left Behind y de The Last of Us ]

Left Behind es un episodio adicional de The Last of Us que se desarrolla luego de la mitad del juego, cuando Joel queda gravemente herido en una galería y Ellie se encarga de ayudarlo. Es el “episodio perdido” de lo que pasó con Ellie antes del invierno, de David y de cazar usando arco y flecha. También, a modo de flashbacks, se cuelan en la historia los últimos recuerdos de Ellie con su amiga Riley, quien había fugado de su grupo de sobrevivientes para unirse a los subversivos Fireflies.

La dualidad de situaciones hace de este DLC una “mini” versión de TLoU. Cada momento en el que Ellie busca ayuda para Joel tiene que pelear con su entorno, contra los infectados y los carroñeros que pululan en la galería; es equivalente a las situaciones de combate y a la parte tensa del original. Por el contrario, en las secuencias del flashback las cosas emulan a la parte más “relax” de TLoU, a la travesía, los puzles y el silencio. En estos niveles ni siquiera tenemos armas, aunque Naughty Dog se las ha arreglado para no aburrirnos incluyendo un par de mini-juegos de sigilo y puntería usando ladrillos, preparándonos sin darnos cuenta para cuando regresemos al presente de Ellie.

 

The Last of Us Left Behind Ellie

La trama de este DLC no es tan sólida ni tan despiadada como la de TLoU, aunque igual tiene sus momentos inolvidables y algunos, como el beso entre Ellie y Riley, seguro le levantarán la ceja a un par de gamers. Como pasa en estos casos, la opinión de cada uno y cómo intérprete esta situación será motivo de análisis, así como pasó con la exagerada violencia y el guión poco convencional del juego original. Si quieren saber mi opinión, los invito a escuchar el podcast de esta semana. Tal vez concordemos en más de un punto.

Más polémica (y con mucha pena lo hago notar) ha generado el precio del DLC pues aun hay quienes creen en la ecuación “dólares x horas” y ven con malos ojos que el precio de $15 les haya significado tan sólo dos horas de juego. Aunque no me incluyo en ese grupo, sí debo admitir que más allá de las horas que jugué efectivamente Left Behind, sentí que la cantidad de contenido quedaba corta. La calidad por otro lado nos salió barata, pues se nota que ND no se ha guardado ni un centavo en la producción de este episodio; todo se ve tan bien desarrollado, escrito y dirigido como el triple A de donde salió Left Behind.

 

Ellie y Riley

Es más que obvio que recomiendo Left Behind. Su elevado precio, corta duración y baja dificultad (no hay ni un solo “boss” en todo el juego) no deben ser motivo para pasarlo por alto. En The Last of Us, la historia es el fuerte y en ese aspecto Left Behind tampoco decepciona. Así que separen unos 5GB de su disco duro para bajarlo. Y si, como yo, prestaron el juego original, pídanlo de vuelta pues el disco (o descargable de TLoU) es necesario para jugar Left Behind.

 

The Last of Us Left Behind Ellie y Riley

Enrique "Junior" Martinez

Analista de la industria del los videojuegos, escritor, blogger, podcaster y ya no me acuerdo qué más.

También te podría gustar...

La cultura del videojuego