Los 15 momentos más emotivos y emocionantes de los videojuegos (MEGA SPOILERS)

15momentos

Todos tenemos recuerdos de los momentos más emocionantes de nuestra vida de gamers. Para los más veteranos, franquicias como Final Fantasy y The Legend of Zelda se vienen a la mente casi de inmediato. Y los videojuegos de hoy, con su compleja narrativa y calidad cinematográfica no solo conmueven sino hasta pueden entregarnos momentos tan chocantes como inolvidables. Recientemente con The Last of Us tuve que sumar varios nuevos momentos a mi lista mental, pero también me animé a hacer un lista más conscisa de los mejores y más emocionantes momentos de mis videojuegos favoritos. Dos advertencias: Hay juegos que no he incluído no por que no sean emocionantes, sino por que tal vez no me tocaron tanto como los que sí ven en la lista (no soy de jugar RPGs, así que no verán a Final Fantasy por aquí). Y como es lógico, esta lista esta llena de spoilers. ¡MEGA SPOILERS! Procedan bajo su propio riesgo.

 

Viewtiful Joe vs. King Blue (Viewtiful Joe): Este juego tan difícil pero entretenido trajo una de las pocas secuencias de acción que me hicieron saltar como un niño. Joe descubre que su héroe del cine, Captain Blue, está detrás del secuestro de su novia, Silvia; quien resulta ser también la hija de Blue. Pero ese «momento Star Wars» se queda chico cuando Joe, en vez de amilanarse, se burla del descomunal «King» Blue y decide demostarle a su ídolo lo que es ser un verdadero héroe. El espacio ruge, la cámara se sacude y entra en escena Six Majin, el gigantesco robot que vimos al inicio del juego. En clásico estilo «Mazinger», Joe acopla su nave con el robot. En el mundo real, se me escapa un grito de «Yeaaaaah!!!!!» que asusta a mis vecinos. Y comienza el duelo.

 

La caída de Agro (Shadow of the Colossus): Después de asesinar a quince colosos, Wander llega por fin al castillo donde lo espera Malus, el monstruo final. A terminar de cruzar un puente, éste se derrumba y Agro, el caballo de Wander, lo sacude hacia un lugar seguro para salvarlo. Pero el jamelgo no corre con la misma suerte. Con dolor vemos la cámara seguir la lenta caída de Agro al vacío. Y así, el único compañero que tuvimos en este solitario juego de cacería había desaparecido, dejándonos completamente solos.

 

El escape de Shadow Moses (Metal Gear Solid): No bastó con hacer pedazos a Metal Gear Rex, ni moler a puñetes a Liquid Snake. No, el momento de la verdad en Metal Gear Solid llega cuando debes escapar de la base nuclear de Shadow Moses antes que tu propio gobierno te deje caer kilotones de bombas encima. Solid Snake se monta en un jeep y comienza la huída, pero en este cinematográfico escape habrá que matar a más soldados y volver a enfrentar a Liquid, quien parece determinado a ganarle a Snake aunque sea en una carrera de autos. Para ser un juego tan pausado por su mecánica de sigilo y tan dramático por sus giros argumentales, este nivel final es el momento más emocionante de todos por ser una carrera contra el tiempo y no darte ni un respiro.

 

Lilly mata a Carley (The Walking Dead ep. 3): Hay varias formas en las que la historia de The Walking Dead puede desarrollarse, pero la que yo escogí mantuvo viva a Carley, la reportera, hasta el episodio 3. Luego de escapar del motel en una camper, los personajes discuten sobre quién estaba detrás del robo de víveres; algo que enerva a Lilly, la autoproclamada «líder» del grupo. Carley y Lilly no se llevan bien y la discusión pasa a mayores, con un inesperado desenlace. Derrepente truena un balazo y la cara de Carley estalla en pedazos: Lilly había asesinado a Carley sin mostrar el menor remordimiento. La siguiente decisión era obvia, tanto para el grupo como para el jugador: Abandonar a Lilly a su suerte, en un bosque oscuro y lleno zombies.

 

¡Canten todos! (Rock Band): Con juegos  musicales siempre hay momentos especiales porque existen canciones que marcan nuestras vidas. Pero Rock Band fue más allá. En varios temas, especialmente del primer título y algunos descargables, Harmonix incluyó una pista de audio adicional en la que una muchedumbre cantaba los coros y partes clave de las canciones, tal como lo haría el público en un concierto. Esto se nota en temas como «Brain Stew» de Green Day, «Creep» de Radiohead, «Today» de Smashing Pumpkins y mi favorita «Say it Ain’t So» de Weezer, entre otras. Vean el video y paren bien la oreja.

 

El pequeño John Sheppard y el origen del Origami Killer (Heavy Rain): Esta historia resultó chocante como pocas. Durante todo el juego tratamos de deducir quién es el despiadado «Origami Killer» que secuestra niños y los deja morir ahogándolos en pozas de agua de lluvia. La respuesta llega, como es de esperarse, al final. Uno de los protagonistas, el detective privado Scott Shelby, resulta ser en realidad Scott Sheppard, quien de niño presenció la muerte de su hermano John, ahogado en una cañería inundada. El trauma se genera cuando Scott no recibe ayuda de su abusivo padre y tiene que resignarse a ver morir a su hermano sin poder ayudarlo. Ya mayor, Scott cambia su apellido y se dedica a buscar, de la manera más desquiciada, a padres que estén dispuestos a dar la vida por sus hijos; con espeluznantes resultados.

 

Kratos mata a su familia (God of War): Y seguimos con las tragedias familiares. El director David Jaffee no sólo le dió carácter a Kratos; también le dió una razón a su ira. Durante toda la primera parte de la saga God of War, Kratos tiene alucinaciones y recuerdos a los que no logra dar sentido. Es por eso que ofrece su servicio a Athena, quien promete dar una explicación a sus pesadillas. Ya al final, la mente del «Fantasma de Esparta» se aclara y recuerda como él mismo, en un arrebato de violencia, asesina sin pensar a su esposa e hija. Un hechizo hace que las cenizas de sus seres amados se adhieran a su cuerpo, dándole a su piel el color blancuzco que luego sus enemigos temerán, y con justa razón.

 

Takedowns Múltiples + Revenge (Burnout 3 Takedown): Medio mundo ha jugado Burnout 3. Con su delirante velocidad, ataques impactantes y uso de cámara lenta en «replays» de los choques, es sin duda uno de los puntos más altos de la pasada generación de consolas. Momentos alucinantes en este juego hay demasiados, pero el que recuerdo con mayor claridad comienza al ser embestido por un corredor rival. Luego de recuperarme y alcanzarlo, no sólo hago un tremendo Takedown de cinco autos a su alrededor, sino que además le devuelvo el favor logrando un Revenge de pasadita. ¡Toma maldito! ¡Nos vemos en a meta!

 

«El verdadero jefe final sale cuando juegas Hard» (Contra 3 The Alien Wars): Ningun juego cooperativo es tan bueno y excitante como en su tiempo lo fue  Contra 3 para SuperNES. El punto de clímax, luego de vencer al cerebro Red Falcon/Overlord, comienza cuando éste regresa de la «muerte», se cubre con una nueva coraza y persigue a los dos jugadores en el camino hacia la superficie, colgados de una nave voladora. Mi hermano y yo, que decidimos jugar en co-op «sólo para ver cómo era», comenzamos a gritar pues la sorpresa no era nada grata, pero fue una oportunidad más para entrarle a balazos al alien como un equipo. Los lazos de amistad (y hermandad) que forman los videojuegos, caramba.

 

davidtlou

La verdad sobre David (The Last of Us): The Last of Us tienen momentos emocionantes y terroríficos, pero muchos vienen de situaciones y personajes que puedes etiquetar ni bien los conoces. No es el caso de David, quien en el episodio «Winter» se encuentra con una solitaria Ellie buscando algo que comer. Ellie pone en su sitio a David desde el inicio, dejándo en claro que no se confiaría del trato amable y compasivo de este señor. Pero luego de un enfrentamiento con los infectados, ambos toman las cosas con más calma y confianza; y es entonces cuando se descubre la verdadera cara de David. Claro, más adelante descubrimos que este gentil líder es también un enfermo pedófilo y caníbal. En sus últimos momentos el monstruo se deja ver tal como es, pero en la secuencia de la conversación con Ellie, David (interpretado por la voz de un irreconocible Nolan North) le revela que «buscaba a un loco que había asesinado a sus hombres…. y que estaba acompañado de una niña». Nuevamente me quedé sin aliento, pues no sólo Ellie descubrió las intenciones de David, sino que éste puso en mi mente la posible torcida moral de Joel, el protagonista del juego.

 

El gigante del Area 4 (Rez): Reducir Rez a un sólo momento icónico es casi un crimen. Rez, en su totalidad, es una de mi experiencias favoritas. Pero si me dan a elegir uno de los niveles, me quedo con el Area 4. Su jefe final es un gigante compuesto de trozos de geometría en 3D y cada uno de esos trozos, al ser impactado, tiene un sonido musical diferente. A todo ese ruido lo acompaña un riff de guitarra que hasta hoy no puedo sacarme de la cabeza. Todo esto ocurre mientras tratas de no perderte en un angosto túnel que te ataca con misiles, paredes y divisiones.

 

El Vector Cannon (Zone of Enders 2 The Second Runner): Otro juegazo de acción de la factoría Kojima Productions que tiene tantas partes alucinantes que es difícil escoger sólo una… hasta que recuerdo el combate aéreo con las enormes naves de Bahram. Aquí las balas, misiles y espadazos no van a servir de nada. Hay que recurrir a la artillería pesada: el Vector Cannon. Para activarlo hay que no sólo encontrar un punto fijo de donde atacar (¿en el aire?), sino que hay que preparar el arma. Ahí vemos como el Vector Cannon se genera de la nada a nuestro alrededor, mientra Jehuty nos da instrucciones. Es como si jugaramos Street Fighter y el Shinku Hadoken de Ryu demorara varios segundo en cargar y se hiciera cada vez más poderoso. Y soltarlo es el «boom» final que te da fuerzas para hacerlo nuevamente con el resto de la flota enemiga.

 

Cool Guitar (Um Jammer Lammy): Nunca entendí el sistema de freestyle-rap de Parappa The Rapper. Pasé el juego, sí; pero nunca pude ir más allá, pues no entendía la estructura de la música hip-hop. Con la secuela, Um Jammer Lammy, sí me di el gusto de sacarle el jugo al freestyle pues éste está basado en música Rock, que es más mi tipo de música. Sin hacer mucho esfuerzo alcancé el nivel «cool» que puedes mantener a lo largo de toda la canción si eres realmente bueno con los riffs de Lammy y así puedes literalemente robarte el show.

 

Apedrear o no a la pareja interracial (Bioshock Infinite): Las decisiones morales en los videojuegos están «de moda», sobretodo si ahora último has jugado The Walking Dead. Bioshock Infinite te presenta una de estas decisiones a poco tiempo de comenzar el juego. Luego de caminar por las calles de Columbia (que representa a la Norteamérica republicana de comienzos del siglo 20 en un claro auge moral y comercial) nos encontramos con la verdadera cara de la ciudad; la de un sociedad racista y violenta que promueve la lapidación de sus cuidadanos «inmorales» como forma de entretenimiento. Es algo que, luego de la buena vibra que te genera este mundo, de verdad te choca.

 

Todo Split Second (Split/Second): Aqui no voy a entrar a discutir pues Split/Second me cautivó desde el video de tutorial hasta su final con «cliffhanger». Estás participando en un show de TV de carreras de autos y la pista está llena de trampas y explosivos. Todos esos obstáculos los puedes activar si tu medidor de poder está lleno, y eso lo logras conduciendo como un animal y haciendo maniobras riesgosas. Una vez cargado, el poder de Split/Second se manifiesta en pequeñas explosiones, derrumbes y hasta eventos mayores como la caída de un avión encima de tus contrincantes o la destrucción de una represa. Lo mejor es que tanta fanfarria no opaca al sistema de juego, donde la dinámica es «quien va a la delantera recibe todos los golpes». O sea que si quieres ser el primero en llegar a la meta, tienes que poder esquivar todo lo que tus rivales tengan para lanzarte cuando lleves la delantera. La secuela fue descartada con la desaparición de BlackRock, el estudio que produjo el juego. Pero al menos nos dejaron esta joya y su excelente modo multijugador.

 

EXTRA: La muerte de Aerith (Final Fantasy VII): OK, les mentí. En toda lista de momentos emotivos tiene que estar la muerte de Aerith en Final Fantasy VII. ¿Por qué? Simplemente porque su muerte en manos de Sephiroth fue tan imprevista que nos agarró a todos por sorpresa; cosa que empeora cuando la violencia se ensaña con quien no puede defenderse. La muerte de Aerith es un acto sin sentido contra el personaje cuya cara es la primera que nos saluda al iniciar Final Fantasy VII y con quien esperamos terminar de la mano, junto con su canasta de flores, al finalizar el juego. Y ojo que hablo desde un punto de vista meramente de expectador; yo nunca jugué FFVII pero, como si fuera un programa de TV, viví la aventura al lado de mi hermano quien se encargó de pasar el juego. Y al día de hoy, no conozco a ningun gamer que se pueda aguantarse las lágrimas al escuchar el «Aerith’s Theme». El EXTRA #2, concidentemente del mismo juego, es cuando Red XIII encuentra a su padre petrificado en un acantilado. Fuerte material para un medio que venía de ser visto como «solo para niños».

 

 ¿Qué momento emocionante quisieras ver en esta lista? Opina en los comentarios.

 

Enrique "Junior" Martinez

Analista de la industria del los videojuegos, escritor, blogger, podcaster y ya no me acuerdo qué más.

También te podría gustar...

La cultura del videojuego