Mis videojuegos favoritos del 2012

games2012

Seguro ya han visto decenas de rankings con los mejores videojuegos del año que pasó. Muchos de esos juegos me llamaron la atención pero tengo que aceptar que algunos, incluso los mejor rankeados, no son del tipo de juego que me gusta (FPS y estrategia, por ejemplo). Así que decidí hacer una lista de los juegos que me más gustaron el pasado 2012. Algunos (como Journey) ya no son sorpresa, y no me maten por no incluir a Dishonored o Assassin’s Creed 3 (los tengo ahí, en espera de un poco de tiempo para jugar). Aquí están, sin ningún orden en particular, mis juegos favoritos del 2012.

 

Asura’s Wrath (PS3/X360): Muchos critican a Capcom por sus avarientas prácticas comerciales. Pero toda la plata que ganan a veces cae en manos de alguien con un proyecto alucinante. Es el caso de CyberConnect2 y Asura’s Wrath. Es un tremendo juego, con una interesante historia lineal y claros aires de superproducción que pocos se animarían a financiar en estos tiempos. El 50%  de Asura’s Wrath es un brawler con secciones de shooter-en-rieles. La otra mitad es un comprimido de intensos y violentos QTEs que dejan chico al más frenético episodio de Dragonball Z. Y los personajes, sobre todo Asura y su rival Yasha, están tan bien desarrollados que seguro los veremos en alguna secuela o crossover muy pronto. El juego está dividido y narrado en episodios y aunque Capcom vendió el “verdadero final” del juego como DLC, no tengo nada que reprocharles. Asura’s Wrath se ha convertido en uno de mis juegos favoritos, al punto de tener una imagen del juego en mi fondo de pantalla hasta el día de hoy.

 

Journey (PSN): Gracias a los VGAs y a montones de medios gamer, ahora sabemos que que Journey es uno de los mejores juegos del año. Pero hace falta jugarlo uno mismo para entender por qué. Journey no es sólo un juego, sino una experiencia que toca a cada persona de manera diferente. La música, el desarrollo de habilidades y hasta la comunicación con otros jugadores varían según la forma en que cada individuo afronta cada situación. Por esta razón, muchos gamers no entienden el juego (entran buscando a quién dispararle), mientras que otros se emocionan hasta las lágrimas con el estremecedor final. Journey es un juego en el que no hay que apurarse (no juegas contra el tiempo) y no hay que enfrentarse a nadie (no hay enemigos). Es, en cierta forma, el videojuego “menos videojuego” de esta generación.

 

Gravity Rush (PS Vita): De todos los títulos que acompañaron el lanzamiento del PS Vita, Gravity Rush fue el más esperado por ser un nuevo IP y por su intrigante sistema anti- gravedad. Y es que GR deja en claro que “controlar la gravedad” y “volar” no son lo mismo. La mecánica del “vuelo” es vertiginosa y desordenada, lo que resulta mejor y más entretenido que volar como cualquier superhéroe. Este concepto resultó debido en parte a que los niveles del juego han sido muy bien diseñados, considerando no sólo los poderes de Kat, la protagonista, sino también la ciudad misma, hecha pedazos por un enorme vacío dimensional. Gravity Rush demoró su salida, pero hizo valer la espera.

 

Jet Set Radio (PSN/XBLA/PS Vita): 2011 y 2012 fueron los años de los “remakes en HD”, cuestionada categoría que muchos critican pero en la que todos queremos ver al menos un juego de la pasada generación; no nos engañemos. Este clásico de Sega no sólo dio el salto a HD en PS3 y X360, sino también a la escena portátil en PS Vita. Y en los tres casos, la calidad visual llegó al extremo. El JSR original fue trabajado inteligentemente, al punto que desarrollar este port en HD fue una labor meramente técnica. El resultado: el espíritu Beat, Gum y de los demás skaters de Tokyo-to quedó intacto. Ah, y con dos palancas analógicas, ahora el manejo de cámara es un sueño hecho realidad. Jet Set Radio fue el WIN del año para los miles de fans de Dreamcast que aún lo teníamos en nuestra memoria.

 

Binary Domain (PS3/X360): Para algunos críticos, Japón y su desarrollo de videojuegos “está en  una encrucijada” principalmente por no adaptarse a los multijugadores y a los gustos del mercado occidental. A todos esos críticos les digo: “VAYÁNSE A LA  #$*@&…  Y JUEGUEN BINARY DOMAIN”. Desarrollado por el mismo equipo de Sega que creó Yakuza, Binary Domain es un ejemplo de la adaptación al modo de juego que hoy predomina la industria: el third person shooter, pero manteniendo la estética futurista japonesa y la simplicidad del juego estilo arcade. O sea, «bien Sega». Claro que aquí los personajes también se esfuerzan por convencernos de que son Marines espaciales, pero por encima de todo están los combates contra robots armados, algunos de ellos tan grandes como un edificio. Binary Domain, al igual que Vanquish hace un par de años, es “balas y pura acción”, como sólo Japón lo sabe hacer.

 

Trials Evolution (XBLA): La premisa de Trials Evolution (así como la del Trials HD original) es mantener el equilibrio de una moto y regular su impulso para llegar a la meta en el menor tiempo posible y sin caerse. Muy sencillo en teoría; hasta que descubres que los escenarios del juego incluyen zonas de guerra, aserraderos, trampas gigantes y represas que se caen a pedazos. El modo campaña no es el único; también trae mini-juegos con caidas estrepitosas y situaciones cómicas que rayan con el sadismo. Además tiene multiplayer y un completísimo motor para desarrollar tus propios niveles y juegos. Bien ahí.

 

Okami HD (PSN/XBLA): Otro remake, sí. Pero si algún juego merecía el tratamiento HD, debía ser Okami. Uno, porque en su momento este juegazo de PS2 pasó desapercibido entre la fanfarria de la generación actual. Y dos, porque el estilo artístico pedía a gritos una actualización en HD como cualquier obra maestra pide una restauración. Es más, ojalá de aquí a diez años veamos otra actualización de Okami en 4K, 8K o lo que sea que tengamos en las TVs del futuro.  Las aventuras de Amaterasu, Isun y los habitantes de la villa de Kamiki deben vivir para siempre, y en la mejor calidad visual posible.

 

Tekken Tag Tournament 2 (PS3/X360): En el E3 2012 conocí a Katsuhiro Harada, director de la franquicia Tekken. Pero en ese encuentro sólo atiné a darle la mano y tomarme una foto con él. En ese momento no sabía de la altísima calidad de TTT2 y recién me di cuenta de ello cuando todos (¡todos!) mis amigos gamers se compraron el juego. Tag 2 es de lejos el mejor juego de peleas del año y el mejor Tekken en mucho tiempo. Cero tiempo de carga, un montón de personajes, animación a 60 frames, escenarios colapsables  y golpes sólidos que te hacen gritar “¡OOOUUU!”, algo a lo que esta franquicia nos tiene acostumbrados. De haber sabido lo alucinante que sería TTT2 cuando me encontré a Harada, le habría besado los pies. Queda pendiente para junio de este año. ¡Somos Tekken!

 

The Unfinished Swan (PSN): Junto con Journey, este es otro juego independiente que se ganó el respeto del mundo gamer por su originalidad. Cada nivel es un reto, tanto para los desarrolladores (que tuvieron que maquinar sistemas de juego basados en estilos artísticos) como para los jugadores que tienen que pensar «out of the box» para entender que es lo que está pasando en el mundo imaginario del pequeño Monroe. Tiene pocos niveles pero cada uno es una obra de arte interactivo.

 

The Walking Dead The Game (PSN/XBLA/X360): No les voy a mentir; recién ahora en enero he comenzado a jugar TWD. Razones hay: no me gustan los juegos point & click , tampoco los juegos de terror (aun si el terror es light) y detesto el llamado “fenómeno zombie”. Pero este juego es algo diferente. The Walking Dead es un drama humano convertido en juego de aventuras, con múltiples opciones y consecuencias basadas en lo que eliges decir o hacer a los personajes que te acompañan. Todo esto sumado a la ambientación tan similar a la del comic y la narrativa pausada que me gustó de los primeros episodios de la serie de TV, hacen de este juego uno de los mejores del año, y también uno de los que más me ha gustado, aun cuando demoré meses en darle una oportunidad.

 

Nota final: Hubo juegos que me gustaron pero que no incluí en la lista. ¿Por qué? Pues porque, aun cuando resultaron muy buenos, no me llegaron a cautivar. Es el caso de Sound Shapes, PlayStation All-Stars, Burnout Crash, Dyad y WipEout 2048 entre otros. Todos muy buenos y recomendables, ojo. Pero me quedo con los diez de arriba.

 

–  Junior  –

 

Enrique "Junior" Martinez

Analista de la industria del los videojuegos, escritor, blogger, podcaster y ya no me acuerdo qué más.

También te podría gustar...

La cultura del videojuego