Análisis: Tokyo Jungle

Tokyo Jungle

La humanidad ha desaparecido sin dejar rastro. En Tokio, todas las casas y oficinas de han sido abandonadas por completo. Pero, diferente a lo que nos imaginamos hoy,  en este futuro apocalíptico no hay zombis ni ningún tipo de mutación deambulando por las calles. Solamente sus nuevos amos: los animales. Bienvenidos a Tokyo Jungle.

 

En este juego, desarrollado por Crispy (un colectivo de desarrolladores del proyecto PlayStation C.A.M.P) y publicado por Sony, tomaremos el rol de muchas especies animales , desde perritos falderos y animales de granja hasta los grandes depredadores de la jungla. Todos ellos recorriendo libres las calles de la capital japonesa buscando sobrevivir día a día regidos por la ley de la selva: comer o ser comido.

Tokyo Jungle está disponible hace casi ya 4 meses en Japón, pero recién la semana pasada Sony decidió traerlo a América como un juego descargable en la PlayStation Store. Personalmente creo que el formato descargable le va muy bien al juego, pues aparte de tener un precio reducido (15$;  o 12$ para PlayStation Plus) el tipo de juego es definitivamente arcade, como para pasar un rato divertido. No encontraremos complicadas historias ni mecánicas complejas. Tokyo Jungle es un juego acerca de sobrevivir el mayor tiempo posible y ganar puntos por ello.

Se nos presentan dos modos principales: Historia y Sobrevivencia. El primero nos cuenta, a través del uso de varios animales, como las bestias sobreviven ahora que no existen los humanos. Peor ojo, completar cada capítulo de la historia no desbloqueará el siguiente, sino que deberemos jugar el modo Sobrevivencia constantemente para descubrir el final de esta fábula apocalíptica. El modo sobrevivencia es por lo tanto el núcleo del juego y puede jugarse solo o cooperativo de 2 personas en la misma pantalla. Aquí está demás mencionar que descubrir las causas del apocalipsis que borró a la raza humana es algo sin importancia para los animales (aunque podremos encontrar llaves USB contando la historia de nuestros últimos días) por lo que sus principales preocupaciones serán comer y sobrevivir lo suficiente para reproducirse y perpetuar la especie. Acciones básicas que deberemos repetir una y otra vez para mantener el legado del animal.

 

Tokyo Jungle Lobos Tigres

«Om nom nom» time

 

Esto puede sonar algo aburrido, pero al mismo tiempo que evadimos las fauces de la muerte, se nos irá presentando misiones a cumplir, cada una de ellas con sus propios prerrequisitos y tiempo para completarla. Por ejemplo, el juego nos pedirá que al jugar con el venado encontremos a una pequeña cría de pollo (sí, ¡un pollo!) para desbloquearlo en la pantalla de selección de animales,  pero para llegar a él deberemos cruzar una zona residencial llena de leones y lobos. Es a través de estas pequeñas misiones que Tokyo Jungle se mantiene fresco y divertido para jugarlo una y otra vez con el objetivo de no solo vivir por mucho tiempo y aparecer en los leaderboards, sino también desbloquear todo lo que el juego ofrece. Con decenas de animales a desbloquear y una gran cantidad de vestimenta para aumentar sus atributos, es muchísimo contenido.

 

Tokyo Jungle Gato Estilo

Sin embargo, el juego también tiene algunos puntos negativos. La mecánica de comer, sobrevivir y reproducirse es sólida; pero casi no varia entre animal y animal. Claro está que cada especie tiene variantes en sus atributos (los que son visibles en el menú como en un RPG); por ejemplo el gato es más rápido que el perro Pomerano, pero en general la mayoría de herbívoros se manejan igual y los carnívoros también. Recién cuando logramos desbloquear especies más grandes como tigres u osos es que vemos un cambio significativo en el juego pues podremos hacerle frente a aquellos depredadores que antes nos liquidaban de un solo zarpazo. Pero es aquí donde aparece otro problema: Tokyo Jungle cuenta con una numerosa cantidad de especies animales a escoger (más de 50), pero al inicio solo 2 de ellas estarán disponibles y deberemos cumplir las varias misiones del modo sobrevivencia para ir desbloqueando las nuevas opciones así como nuevos capítulos del modo historia. Desbloquear a los animales grandes puede tomar varias horas de juego y muchísima paciencia.

En resumen Tokyo Jungle es un juego muy divertido para aquellos que solo desean pasar el rato y no son fanáticos de la PETA. Personalmente me gustan bastante los animales y ver tantas especies juntas y bajo mi control en el mismo juego me parece muy atractivo. Hay algunos detalles que se pudieron mejorar como diferenciar un poco más la jugabilidad entre las especies pequeñas y quizás hacer menos tedioso el trabajo de desbloquear las demás. El juego no ganará ningún premio a los mejores gráficos o sonido del año, pero en factor diversión creo que es un muy buen ejemplo de esos juegos que puedes jugar solo por un rato, pero que te enganchará a volver para jugar “un rato más para desbloquear al siguiente personaje” por un muy largo tiempo.

 

–  Jorge  –

 

PD: Olvide mencionar que también hay dinosaurios.

Tokyo Jungle Dinosaurio

Jorge García Soto

Redactor, diseñador, productor y desarrollador de videojuegos pero sobre todo gamer y fan de la industria.

También te podría gustar...

La cultura del videojuego